Saltar al contenido

Error de refracción no corregido

Los errores de refracción no corregidos, que afectan a personas de todas las edades y grupos étnicos, son la principal causa de los problemas de visión.

Errores refractivos comunes

Las formas comunes de error refractivo incluyen:

  • Miopía: la luz de los objetos distantes se enfoca "delante" de la retina, lo que dificulta ver claramente los objetos en la distancia. La alta miopía es un factor de riesgo importante para condiciones severas como glaucoma, cataratas, desprendimiento de retina y degeneración macular. La miopía suele deberse a un alargamiento excesivo del globo ocular. Además de la genética, el crecimiento del ojo está regulado por la retroalimentación visual (entorno), y la prevalencia de la miopía está aumentando en todo el mundo.
  • Hipermetropía: la luz de los objetos cercanos se enfoca "detrás" de la retina. Esto dificulta, especialmente a los niños, ver objetos cercanos, mientras que para los adultos la visión de cerca y de lejos puede verse afectada.
  • Astigmatismo: causado en su mayoría por una córnea de forma irregular y/o un cristalino que da lugar a múltiples imágenes que no están enfocadas en la retina. Tanto los objetos lejanos como los cercanos aparecen borrosos y distorsionados.
  • Presbicia: Como parte del proceso de envejecimiento, el cristalino se vuelve más duro y menos elástico, haciendo que enfocar los objetos cercanos sea más difícil. La mayoría de las personas mayores de 40 años tendrán un grado de presbicia y no podrán ver claramente los objetos cercanos. La mayoría de las personas mayores de 40 años tendrán un grado de presbicia y no podrán ver claramente los objetos cercanos.

Además de la genética, el crecimiento de los ojos está regulado por la retroalimentación visual (ambiente). Por ejemplo, la miopía es mucho más frecuente en las poblaciones urbanas.

 

Impacto

El error de refracción puede dar lugar a la pérdida de oportunidades de educación y empleo, a una menor productividad y a un deterioro de la calidad de vida.

Los errores de refracción no corregidos, que afectan a personas de todas las edades y grupos étnicos, son la principal causa de los problemas de visión.

Visión a distancia

In 2020, it was estimated that 157 million people had significant vision impairment (< 6/18 in the better eye) debido a uncorrected refractive errors affecting distance vision, including at least three million people with blindness (< 3/60 in the better eye). In addition, 510 million people were without adequate correction for functional presbyopia in 2020.

La gran mayoría de las deficiencias visuales de los niños en edad escolar se deben a errores de refracción no corregidos (Resnikoff et al., 2008).

Se calcula que el costo económico mundial de la pérdida de productividad debido a la discapacidad visual a distancia evitable por sí sola fue de 269.000 millones de dólares de los EE.UU. (aproximadamente 202.000 millones de dólares de los EE.UU.) cada año en 2009.

Visión cercana

La presbicia es la causa más común de deterioro de la visión a nivel mundial.

Más de la mitad de los que necesitan gafas de visión cercana en todo el mundo no pueden acceder a ellas. Ello se debe a factores como la pobreza, el aislamiento, la escasa disponibilidad, el escaso acceso a los servicios de salud ocular y la falta de conciencia.

Los datos del Grupo de Expertos sobre la Pérdida de Visión de 2020 estiman que en 2020 510 millones de personas presentaban presbicia funcional, o visión cercana borrosa.

Cobertura efectiva de la corrección de errores de refracción

Como se discutió en la Comisión de Salud Global de Lancet sobre la Salud Ocular Global, los datos sobre la cobertura efectiva de los errores de refracción estarán cada vez más disponibles. Recientemente se propuso una cobertura efectiva de los errores de refracción (eREC) y se describió una metodología (WHO World Report on Vision, 2019, McCormick et al., 2020). La eREC evalúa la proporción de personas con errores de refracción que han recibido y utilizan una corrección de errores de refracción que alcanza un umbral de AV especificado (por ejemplo, 6/12); tiene en cuenta la necesidad de errores de refracción satisfecha, infra satisfecha y no satisfecha en una población.

Esto representa un cambio importante en la forma de informar sobre los errores de refracción. Anteriormente, las encuestas se centraban únicamente en el recuento de las necesidades no satisfechas (defectos de refracción no corregidos) y excluían a quienes ya tenían acceso a la corrección de los defectos de refracción.

 

Tratamiento y éxitos

Los defectos de refracción pueden tratarse con intervenciones bien establecidas y eficaces, pero éstas no llegan a todos los que podrían beneficiarse con la calidad suficiente para ser efectivas. Las gafas son el método más común y menos costoso para corregir los defectos de refracción. Las otras dos opciones son las lentes de contacto (más caras y no adecuadas en todos los entornos) y la cirugía refractiva con láser.

Servicios de errores de refracción y colaboración público-privada

Tal como se comentó en la Comisión de Salud Mundial de Lancet sobre la salud ocular mundial, en muchas regiones los servicios ópticos y de errores de refracción son prestados por el sector privado. Por lo tanto, los servicios están impulsados en gran medida por el mercado, en una medida en que otros servicios de cuidado ocular pueden no estarlo. Esto ha sido un importante incentivo para el desarrollo de servicios a escala en algunos entornos, que satisfacen bien las necesidades de la población.

Sin embargo, cuando la distribución de los servicios de errores de refracción se ve influida por lo que los proveedores consideran un rendimiento viable de la inversión, las poblaciones de las zonas más desfavorecidas pueden quedarse sin acceso a los servicios (Day et al., 2010). El coste de las gafas puede variar mucho dentro de un mismo entorno, pero puede suponer un gran gasto de bolsillo y ser inasequible para muchos. En algunos países existe un amplio mercado no regulado de tiendas de óptica que pueden ofrecer un servicio de baja calidad (Nie et al., 2020).

Sin embargo, el sector privado representa una gran oportunidad para acercar los servicios de errores de refracción (y la atención primaria cuidado ocular en general) a las comunidades. De hecho, dada la magnitud de los errores de refracción no corregidos en todo el mundo, la salud ocular no puede abordarse como parte de la cobertura sanitaria universal (CSU) sin una importante contribución del sector privado.

Sin embargo, para contribuir realmente a la prestación de servicios de salud ocular en el marco de la cobertura sanitaria universal, es necesario prestar más atención al desarrollo de las condiciones reglamentarias y de mercado adecuadas para promover servicios de calidad, asequibles y equitativos.

Argumentos económicos para tratar el error refractivo

El valor económico de una intervención que eliminara los defectos de refracción no corregidos queda empequeñecido por el imperativo humanitario que impulsa los esfuerzos para ofrecer una cuidado ocular de calidad a todos los que la necesitan.

Una inversión relativamente pequeña (comparada con el coste) de 28.000 millones de dólares permitiría establecer los servicios cuidado ocular necesarios para proporcionar una buena visión a las personas con defectos de refracción no corregidos y generar un ahorro de 202.000 millones de dólares anuales para la economía mundial.

 

Miopía

¿Qué es la miopía y cuántas personas están afectadas?

La miopía (conocida comúnmente como miopía o visión cercana) es causada por el hecho de que el ojo es demasiado largo, lo que hace que la luz se enfoque delante de la retina, causando una visión lejana borrosa. La miopía suele aparecer en la infancia y se corrige con gafas o lentes de contacto. Sin embargo, la enfermedad suele progresar y el ojo sigue creciendo.

Como resultado de los cambios en el estilo de vida, incluida la reducción del tiempo que se pasa al aire libre y el aumento de las actividades cercanas al trabajo, se ha estimado que el número de personas con miopía aumentará de 1.400 millones en 2000 a 2.600 millones en 2020 y 3.400 millones en 2030.

En algunos países asiáticos, el 70% de las personas de 17 años o más son miopes, al igual que el 97% de los reclutas varones de 19 años del ejército en Corea del Sur.

¿Por qué deberíamos preocuparnos por la miopía?

Además, hay un lado más siniestro de la miopía. Los altos niveles de miopía (-5.00 D o peor) aumentan el riesgo de condiciones que amenazan la vista, incluyendo el desprendimiento de retina, cataratas y glaucoma. Además, los ojos altamente miopes corren el riesgo de sufrir degeneración macular miópica, una condición que se está convirtiendo rápidamente en una de las principales causas de ceguera en Asia y otras partes del mundo. Se estima que en 2015 había 10 millones de personas con problemas de visión a causa de la DMM, de las cuales más de 3 millones eran ciegas.

Fuente y referencias

Proyecciones futuras de la miopía

Aproximadamente la mitad de la población mundial, incluidos los niños, vive en pueblos y ciudades; para 2050, casi el 70% vivirá en zonas urbanas (Naciones Unidas).

En 2010, poco más del 28% de la población mundial se vio afectada por la miopía. Se predijo que esta se elevaría al 34% en 2020 y casi al 50% en 2050 (Holden el al. 2016). Esto significa que se predice que la mitad de la población mundial tendrá miopía para 2050.

La creciente prevalencia de la miopía tiene importantes consecuencias sanitarias y económicas. La gestión de la carga de la miopía requiere un esfuerzo coordinado en la prescripción y el desarrollo de soluciones para controlar su aparición y progresión, y servicios para gestionar las implicaciones sanitarias asociadas.

Créditos de las fotos

Thong Nguyen, Operación Sonrisa